Lamarga

Poema de bandido con isla

In Cuadernomar, Mis libros on 23 janvier 2009 at 5:30

El castrador de toros, el bandido de almas, el gene de la impostura

espera entre cántaros.

Viejo como la arena, viejo como madera o roca suspendida

murmura evidencia evidencias evidencia y tiemblo.

Me daño si me toco.

Entre mis cejas se instala el escombro del verbo,

no quiero vacilar donde sentencio tierra

igual a residuo.

El bandido piensa “Mía, mía”, arrancándome los ojos,

su mano se ha colgado a mi cuello ,  vocifera al muro,

se agrieta en sobresaltos discretos.

El bandido necesita pilares -pilares almacenados-

donde debía estar el grano,  papiros espantosos

aplastan las cabezas, lenguas tatuadas con  hierro espían

y yo me desmiembro por respirar la blusa de mi madre.

En la reyerta extiendo hilos, un breve paso y  arraso la hierba,

la leche en la colina protegida.

La rama cónica delira pues traiciona.

El algebra me es ajeno y en situación extrema todo es redondo.

Voy  parda de males, ningún aduanero arriesga,

el cuño en mis papeles peligra.

El bandido cree que callaré, si quiero regresar.

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :