Lamarga

Sin segundo aire

In Cuadernomar, Mis libros on 23 janvier 2009 at 5:37

decirle a alguien yo te amo, significa: tú no debes morir” Gabriel Marcel

En la isla  murió mi abuelo.

Cual caballo ciego en  camino al matadero, mi piel frisona.

Doble cristales contra el ruido, el frío, el mundo

y los pájaros de este verano insoportable.

Cambié de ciudad, de apellidos y sigo

en el ala de un pájaro,  en derrumbe perpetúo

como lágrima en zapato, resbaladiza hacia el asfalto.

En el viejo continente  y sus  calles pobladas de perros,

mi cerebro canibaliza, y golpea la fechoría:

he hecho un viaje a semejanza de mi desprecio.

Tiempo atrás  escapé del verso y su escoria monótona:

críticos chispeantes de realeza  entrecruzaban bártulos,

ávidos de describir el duende, la frigidez de la coma,

olfateando estaciones, milagros y nacimientos donde no estuve

no estaré con mi tartamudez, mi dejo por no  asimilarme.

Conozco  el final y engaño- a excesos miento-

él que no sabía escribir ha muerto.

Mi abuelo no me cuida los dientes que comen

ratones de la vida, la que  no quería me raspara y llego malsana

como enfermedad complaciente y lenta.

Advertisements

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :