Lamarga

Auden no vio el paraíso

In Centauro Paradis Virtus Al on 12 mars 2009 at 7:03
Wystan Hugh
Auden
   
721
 

Parad todos los relojes

Parad todos los relojes, descolgad todos los teléfonos,
Impedid que el perro ladre dándole un hueso jugoso.

Sacad los pianos, y Al compás de amortiguados tambores,
Sacad afuera el féretro, y dejad que entren los amigos.

Que los aviones giman y tracen círculos en el cielo
Escribiendo el mensaje: « mi amigo, ha muerto »,

Poned cintas de luto en los blancos cuellos de los cisnes
Y que los guardias se pongan sus guantes negros de algodón.

Para mí, él era el norte, el sur, el este y el oeste
El trabajo diario, la fiesta del domingo,
Mi mediodía, mi medianoche, palabras y canciones.

Pensé que el amor duraría para siempre. Estaba equivocado.

No quiero estrellas ahora. Haced negra la noche.
Retiradme la luna, oscureced el sol.

Vaciad los océanos y talad los bosques,
Porque ahora nada podría hacerme ningún bien.

   
 
(De cinco canciones) I

Mi interior me desaprueba
Y me pasma: ¡que me atreva
A estar aquí y a mirarte!
¿Cómo pude ayer jurarte
(incluso a las 3 a.m.)
Amarte hasta que me quemen?
Peores cosas que mentiras
Ve la tierra cuando gira;
Y lo have tantas veces,
Perdonándome con creces,
Que empiezo a ver poco serio
Tanto hablar del cementerio.
Tempus fugit. « Fuego, estopa… »
¡Pero acábate tu copa!
El corazón es mudable.
¿Pero quién queda que habla
De reglas en los amores?
(Hemos hecho cosas peores.)

   

 

 
(De cinco canciones) IV

Chofer, mete el fierro y vete destapado,
Que en la terminal me espera mi amado

Más duro, más rápido y como un avión,
Hasta que te pares en plena estación.

Pues en la mitad de la sala de espera
Me aguarda un muchacho Al que quiero de veras.

Si cuando lleguemos No lo encuentro ahí,
Me verás llorando sin el y sin mí;

Aquél que me gana con sólo mirarlo,
Que me reconforta con sólo cogerme la mano.

Me dice que me ama con voz tan sencilla
Que se duplica en mí la maravilla.

Por la carretera los bosques parecen
Saber que los hombres se aman a veces.

Pero a los gerentes y líderes charros
No habrá quien los bese más que sus cigarros.

Si yo fuera el Papa o el Gran Presidente,
Los tendría aguardando por mí eternamente.

A mí que me importan curas y empresarios:
Mi amado es más fuerte y más extraordinario.

   

 

  Wystan Hugh Auden nació el 21 de febrero de 1907 en York.. Poeta, dramaturgo y crítico literario estadounidense, saltó a la fama con su libro Poemas, de 1930 (sobre el hundimiento de la sociedad capitalista). Posteriormente, junto a Isherwood, escribió tres obras de teatro: El perro bajo la piel (1935), El ascenso del F-6 (1936) y En la frontera (1938).

La edad de la ansiedad (poema dramático de 1947) le hizo merecedor del Premio Pulitzer de Poesía en 1948.

Entre su obra destacan: Poemas completos (1945), El escudo de Aquiles (1955), Poemas extensos completos (1969) y varios libretos de ópera escritos en colaboración con Kallman.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :