Lamarga

NO te equivoques DEDE

In Cuadernomar on 7 mai 2009 at 1:27

011

de la otra que ya no existe y cargaba la culpa de tus males…

No entro al mundo de un hombre para hacerle daño, ni destruirle sus días. La mansa que baja la cabeza y juega a transparente acepta cuando le dices « no te amo », « siempre te mentí », « no me toques », « estas enferma », “acuéstate con medio Madrid”, lo acepta pues piensa que liberarte de tanto odio, hará de ti un ser dispuesto para recibir el  amor, quizás darme un poquito. Son tiempos difíciles amor, papeles, trabajar tan duro en la construcción, no poder gozar tu edad, esta Europa tan diferente, todo eso te tiene que amargar.

Piensa que es la primera vez que vives el cotidiano con una mujer y no sabes cuánto ella se inclina a buscar jaba, buscar comida, hacer alimento, doblar tus medias, contemplarte llegar a casa, saber que llegan las nueve que volverás, sentir tus pasos en la escalera, como tiras la puerta al entrar,  verte a su lado cada mañana, y todo agradeciendo el cielo de que estés, a medias, pero estés, sin cambiar nada, todo lo que eres, el bandido como el amante, todo, porque si, eras tú.

No, no me « sacaste de tu vida » cuando puse tu maleta en la calle, me sacaste cuando me dijiste, el primer día, a escasos segundos de llegar a tu cuarto » Madrid no es para ti », cuando me mandaste a callar y a salir de aquella cocina donde pintabas huevos de pascua a una italiana caliente y un año después me confesaste que la habías buscado, pues querías echártela;; cuando te negaste a darme la mano y pasear un sábado, o un domingo durante dos años y en seis meses hiciste el infierno pequeño, a mi un guiñapo pues no te decía nada el respeto, el amor.

Olvidaste muy rápido nuestro encuentro, la espera en la terminal, tu viaje por toda Europa para verme; siempre en el email de la ex; besando a un negro, fotografiando chicas en los bares de Extremadura, diciendo que mi vagina no era mejor que la de una árabe, ni tenía tanto dinero como una americana reciclada…nunca fui la primera, ni la mejor, ni la amada.

Nunca me dijiste excúsame, perdona, vamos a explicarnos, hablemos, salvemos esto, qué hacemos, qué me importas, me gustas,  te quiero… solo imbécil, anormal, tarada, cállate, vete…pinga.

Cuando dejaste de hacerme el amor, cuando me pediste” que solo hablara del tiempo”, cuando pusiste mi cabeza en el muro y tus manos en mi cuello, y yo me escondía para que ni me sintieras en la casa, en la calle,  ya yo no estaba ahí, estaba lo mejor de mí, dejándome matar pues creía que quitar a mi hija enferma, casa, pincel, teclado, cocinarte, esperarte, alisar tus hábitos me haría más largo el tiempo junto a ti en Madrid.

Y siempre lloré por ser más vieja y no poder deslumbrarte con mi cara y cuerpo.

02

Pensé que no leías mis blogs y confesé mi estruendo, ahora sé que el mal era mayor, que sabías que escribía en secreto y deseabas que en secreto quedara; yo escribo Ale, y es lo único que puede sacarme; yo que te vi encerrarte en una cocina con una muchacha para que escuchara tu canción, en una noche de fiesta donde no me habías mirado, – cuando  dejabas la ipod a un jovenzuelo y me decías “no mereces escuchar música”;  que te vi en la plaza dos de mayo fumar pitillos hasta el alba mientras le hacías la dulce corte a una enana de Barcelona;  que te vi repartir los bienes que atesorábamos en ese pequeño apartamento de Madrid, al primer venido, al recién conocido; que me senté en una esquina de una mesa para que comieras con un rubio de boca afeminada y palabra escasa que ni se despidió, te vi conspirar abandonos, humillaciones y te pasé la mano, pues pensé que si tuvieras papeles, en el momento de ser documentado te autorizarías a ser un hombre. Pero no fue así.

Por todos los momentos en que mentías y fueron seis meses largos, en que esperabas la llamada de madrugada que te componía el alma cuando estabas deshabitado, cuando estuviste lejos y planeábamos el mundo, por los paseos en moto por Madrid, por las noches en la calle San Fidel, por nuestras mudanzas cuando nadie nos quería, ni se acordaba de nosotros, por tu olor, tu piel, tu sexo, mi mirada en ti, tu roce, tu palabra dulce, el instante donde te sorprendía mirándome, cuando te recostabas muerto de cansancio de tanto trabajo para pagar el alquiler y me pedias que te diera un masaje en los pies…por eso te perdono la escupía, el golpe, la negación, por eso te rescato, y te perdono y te deseo lo mejor del mundo y hasta te regalo aquel amor que me sobraba, que se me salía por los poros y te hacia único.

Ahora no me vengas con que te he puesto una maleta en la calle, cuando eras lo que deseabas por una extraña continuación de tu historia donde el desequilibrio, el vagabundaje, el herir,  utilizar, rebajar, tiene que ver con quienes  te acompañaron cuando tu cabeza fue abierta al cielo. No quité a mi hija enferma, este lugar frio y te abrí mis heridas, para que te cagaras y me hundieras en el desaliento.

No te busqué trabajo para que me maldijeras, sino para tener dinero y salirnos; no trabajé hasta medianoche y regresé en el metro sola todo un invierno que para que pudiéramos comer, viajar, vestir sin humillarnos; no me metí en una riña donde me golpearon que para defenderte; paré en seco a un amigo que te negó trabajo,  para que supieras que no estabas solo; te acompañé a buscar la moto que para que recorriéramos el Madrid al viento y siempre regresé, una y otra vez aunque desearas mi muerte, para dar la cara y tuviéramos electricidad, agua caliente y tu cuerpo creciera y se agrandara como el hombre amante, bueno, de mi destino.

Si, sabias de mi autismo, no se me puede pedir demasiado, porque no miento, y soy pequeña y mucho que me ha costado que me digan que tú lo haces en adulto que no me ha amado.

No cambié los planes, mucho que hablamos, “te sacarías los ojos si envejecía antes de tiempo”; tu sexo quería mis nalgas, tu boca morder mis tetas, pero todo negaste, todo ensuciaste, todo esto olvidaste, era una vieja mas en tu camino.

Eres libre, yo siempre lo he sido. Mi batalla contigo ha terminado, pero si me necesitas para poner orden en tu caos, toma mi mano, donde hay fuente, habrá agua; donde hay trigo tendrás pan, y te sanaras del ahorcado, el intocado, el cruel y malo que no sabe querer. Laura también está de acuerdo- le sigue doliendo que dijeras que no éramos ni amigos- pero aquí te puedes esconder, o hacerte una salud, lo que sea, ya sabes que para vivir es un lugar muerto. Esta será siempre tu casa, tu familia.

Tu madre te ha engañado. Tú lo mereces, la palabra humildad existe, y si corres, corre por el bien del otro, no para usarlo de alcantarilla, eso que te suene y resuene en la cabeza. Tu y yo somos idénticos en vanidad y entereza: tu destruyendo, yo amando, imagina que grandeza y que fuerza ponemos en el acto.

Ahora dices que por unas maletas, puestas donde querías, a mi que hice la pareja a tu voluntad y me fui adaptando, me fui quedando en las rendijas, en el no decir, en la espera, en el dar sin recibir, ahora me niegas la amistad porque fui mala, no te di crédito, te celaba –entiende eso es batatín de pueblo, te protegía, protegía mi pareja-; no, cariño mío, yo te quería un destino mejor y que retomaras y desarrollaras esa inteligencia que dios te dio.

No mi amor, tú serás siempre el chico bueno, tierno y lindo que se adueño de mis ojos, de mi vida, con quien hice planes y pensé llegar a mi final, soy autista pero no tonta arrente el culo para improvisar aventuras a mi edad; ni para insistir en una relación unilateral.  No te molestaré, no me defenderé más de todo el mal que me achacas y en el que no he estado.

Quise ser tu ángel, porque tú fuiste el mío, pero no estás para eso. Espero que todo te salga bien y seas feliz,  y si maduras llames, lo que me queda es corto y será grato saber que algo distinto he sido para ti.

No sé cómo puedes pensar que soy una vieja puta mas en tu lista,  ni me lo explico, que quiere meterse en tus días…no.

Dede, no fallaste en nada, quedo claro, bien claro, que nunca te importé para nada, y si yo conservo lo mejor de nuestro tiempo es porque soy de una inocencia a romper piedras, y porque me da la gana creer, a pesar de tus palabras, que hubo instantes donde fuiste el mejor y mi hombre. Y eso solo porque me da la reverendísima gana.

Cuando te llegue el tiempo de comprender lo que sentí, ya no estaré, pero me dará alivio. Yo te dije un día “no te seré sombra”,  y lo fui a tu lado.

Te traduzco el acto: La maleta en la puerta simboliza, “vete, soy incapaz de soportar más que me grites, me pelees, ya no sé qué hacer, por favor, vuelve a ser el otro que conocí”.

03

La respuesta  la diste en ese domingo donde regalaste todo a Mauro. Sigue pensando que el bien viene del extraño, que cualquiera es mejor que quien echa pie en tierra junto a ti, sigue equivocado. Te pasé mensaje y dejé llave como acordado, pero no querías que fuera verdad, ni te quisiera, ni te pensara  hasta después de largarme, de la única ciudad del mundo donde renací, y me estaba ganando una plaza en el mundo del trabajo, quizás hasta pudiera haberlo hecho en el arte. Eso, para eso no tenias tiempo, cuando no era Perico, estaría siempre Mauro, a alguien debes ayudar a otra causa, la tuya, no importa.

Pero tu causa fue y seguirá siendo la mía, tienes que defender tu espacio, tus horas, tus ideas, tu destino, Tienes que Hacerlo Ale, por favor!

Cargué todas las culpas en dos años y medio, tu, mi víctima, sufriste demasiado: acostarte con quien no amabas, soportarla con asco y ver como cumplía tus ordenes de destrucción.

Desde octubre del 2008 eres responsable de tu vida, realmente no estoy por nada, si no fui, que no sea más ese fantasma aterrador de la mujer que castra.  Esa búscala en tus genes, no soy yo. Escúchame, una última vez, te saldrás, yo sé que te saldrás, pongo vela, agua y pido que se te dé trabajo, dinero y amor.

Cuídate, no sabes el tesoro que hay en ti, y ese es el que vale. El resto, historia pasada que te recuento solo para que no obsesiones y vayas adelante.Cuidate y cree en ti, por favor.

Un beso y  a -diós.
Desaparecí.

Nene margarita.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :