Lamarga

de Jeovany Marimon Rodríguez, yo he de…

In AmiGos on 20 décembre 2010 at 5:57

GRAFICAS DE WILLIAM RIOS

Llevas cadenas ondas,
como la vida misma,
cadenas invisibles que solo ven tu alma
esas que llegaran para colmar tu vida, de dolor placentero,
o memorias ajenas.

El viaje sin final que azotará tu cuerpo, será como la nieve hermosa y placentera,
y cerraras tu ojos, perdida y confundida, para sonar despierta, sumida en tu dolor,
y llegaras, dormida, y se abrirán tus ojos,
que consumidos eran, por allá en lontananza,
has de saber que Dios ya envejeció cansado, que no quiso mostrar misericordia al santo,
y no quiso verter la sangre de tiranos.

Yo he de esperar contigo en mi demencia, que se abran las puertas de mi patria perdida, perdida en mi memoria, perdida en mi locura, perdida para siempre.

Tu has de escribir un verso que no borrara el tiempo,
y harás esa oración a un dios que no responde,
mas de esta podredumbre renacerá la vida (luis Marimon),
y tus ojos cerrados se abrirán para siempre.

El final que no llega, el indeciso beso de la muerte,
llegará como sombra a llevarte muy lejos, a una tierra lejana
donde el llanto no existe,
y allí abrirás tus ojos, cerrados para siempre, y en su misericordia
veras toda tu tierra.

Yo he de morir contigo, perdido para siempre.
Perdido en mi memoria, perdido en mi locura, perdido para siempre.

A Margarita,
Mi amiga de siempre y para siempre, de Jeovany Marimon Rodríguez

 

 

  1. La herencia de la soledad II A Yanirita, y a Matanzas

    No he de morir sin ver la cara de mi madre,
    sin ver los puentes tristes, que clavados quedaron en mi mente,

    Que he de heredar de ti, sino locura y muerte,
    o recuerdos que acosan sin clemencia,
    cabizbajo, a veces creo en Dios cuando en su misericordia,
    derrama la sangre del demente,
    que podredumbre sin final, o llanto sin consuelo.

    A veces veo a mi padre, sonriendo y hundido en el alcohol,
    lo veo caminar el Yurumí, descalzo de alma y pie, con la muerte detrás de sus espaldas,
    el ha de sonreír, pues escapó al naufragio de la vida.

    A veces creo en Dios,
    que podredumbre sin final, o llanto sin consuelo.

    de Jeovany Marimon Rodríguez

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :