Lamarga

El ángel negro taladra el muro

In La costurera de Malasaña on 7 août 2011 at 7:32

ilustra William Rios

El ángel negro taladra el muro

« ¿Por qué es pesado tu vuelo,

por qué se atrasa?

-He pasado quince años

hablando al muro

y ese muro lo arrastro yo solo

desde mi infierno

para que ahora

os lo diga todo… »

WH.


Vladimír Holan no tenía Dios,

pero creía en los milagros del encierro,

donde no compran no venden lengua

y la razón es una piedra resistente

al traspiés de las sombras.

En 1948 le prohibieron

-los comunistas le vetaron el verso-

y se encerró por Kampa,

en La gruta de las palabras

de las islas del río Moldava,

donde cada amanecer las brumas

abanican delirios.


En su casa de Praga

echó cortinas y dormía de día,

vivía de noche.

De muro a muro el poema rebotaba

como una pelota de palabras

mal acentuadas,

junto a cacofonías del eco

que abruma si calla,

cuando calla

y el vacío se instala.


Acariciando el muro escribió

cinco novelas que luego destruyó,

diez libros de poemas de poca suerte,

y tradujo a Baudelaire, Rilke, Góngora.

Para Holan el reloj era escurridizo,

arena humeda en el paladar,

rendija hiriente en el ojillo.


Como un Mozart alcohólico

prefería al fantasma de su madre

que le visitaba con el canto del gallo,

-jazmín y taza humeante de té,

espantando las trompetas

de la afamada coreografía mundana.

Nunca acudió a recoger premios,

recorrió todas las distancias de la vida

cuando tenía seis años

y caminaba cuatro kilómetros


– día a día aprendiendo

el nombre de las plantas-

para estudiar latín

en un convento cercano a Podolí.

Cuando en 1980 salió de su casa

con 75 años para morir en un hospital,

arrastraba cuatro paredes descorchadas.


En el lugar de la puerta,

Holan había abierto a cabezazos

un hueco tan inmenso que su cuerpo

sobrevolaba el horizonte

donde un pájaro en simple atuendo

grazna , libre.

La costurera de Malasaña

Vuelve el ángel negro de Praga

Una monumental antología rescata a Vladimír Holan – El autor checo se recluyó en casa durante 30 años cuando el régimen comunista le prohibió publicar.

La costurera de Malasaña

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :