Lamarga

« rayadas »

In gra-sofismos on 23 octobre 2011 at 12:20

Dentro de mis « grasofismos », se inscriben en « la fragilidad de la existencia humana»

Ce diaporama nécessite JavaScript.

Años después, hoy 20 de enero del 2015, encuentro  su nombre en el muro Facebook del poeta Jesús Espinosa .

Esta semana os contamos la historia de…

NEUS CATALÀ PALLEJÀ (Els Guiamets 1915)
Enfermera y militante española.

Neus Català es la única española superviviente del campo de concentración nazi de Ravensbrück que aun vive. Férrea comunista y republicana, dedicó su vida a la lucha antifascista “Yo soy roja y ahora soy púrpura, soy comunista porque me sale del alma […] porque los fascistas han declarado la guerra a España y he vivido las injusticias del mundo en carne propia, en la de los míos y en mi patria”.
Durante la Guerra Civil salvó innumerables vidas en los hospitales barceloneses y arriesgó la suya por la causa republicana “Allí hacíamos lo que podíamos. Repartíamos propaganda. Hacíamos lo que se llamaba mítines relámpago con un camión descubierto. Pronunciábamos un discurso y cuándo venían los aviones nos íbamos”. Tras la victoria nacional, Neus cruzó la frontera hispanofrancesa “En las Alcàcies […] había 180 niños […] Cuando la guerra estaba a punto de terminar, procuré que los niños pudieran marchar. […] El 26 de enero de 1939, mientras las tropas franquistas entraban en Barcelona, nosotros emprendíamos camino hacia la frontera”. A pesar de la primera victoria de los fascismos que ensombrecieron a la Europa del s XX, Neus continuó con su incansable lucha a favor de la libertad. Se incorporó a la resistencia francesa contra la invasión nazi “Cuando entramos […] éramos conscientes del peligro. Teníamos un noventa por ciento de posibilidades de caer. […] Nosotras hacíamos lo más peligroso: trasladar armas a las ciudades, llevar comunicados, las que teníamos una casa éramos el punto de soporte, nos preocupábamos de que tuvieran comida… Hacíamos de enlace para el ejército de 60.000 hombres que formaban las guerrillas humanas. De esta forma, muchas murieron deportadas.”
En 1943, tras ser denunciada, Neus fue encarcelada y posteriormente enviada al campo de concentración de Ravensbrück “Ravensbrück era la cima de la áspera montaña que el estallido del 18 de julio de 1936 me hizo escalar. ¿De qué me podía quejar? ¿De haber sido consecuente conmigo misma? ¿De haber abrazado la causa de los oprimidos? ¿De defender la República española? No, no me quejaba, ni me arrepentiré nunca. Estuve y siempre estaré al lado de los que anhelen justicia y libertad”. A pesar de las condiciones infrahumanas, Neus y sus compañeras siguieron haciendo su lucha antinazi “Se fabricaban obuses antiaéreos de día y de noche. […] Nos enteramos que la más pequeña cosa mezclada con la pólvora, la inutilizaba, y se organizó la caza de las moscas; de vez en cuando la mosca, aceite de la máquina o un escupitajo. […] En 9 meses se boicotearon diez millones de esos obuses”. Tras más de un año abrazando la muerte, sufriendo las peores palizas y torturas que nosotros no podemos ni siquiera empezar a imaginar, Neus salió en vida del campo de la muerte e inició su lucha contra la dictadura franquista “Físicamente me costó recuperarme pero psíquicamente enseguida me puse a trabajar. Me dije “fuera todo esto, que quede todo atrás. España no está liberada, pues venga, a hacer comités para España, y ya está, a militar. Enseguida enseguida””. Trabajó en la Unió de Dones Catalanes, dirigió el semanario de Mujeres Antifascistas Españolas y siguió con sus actividades clandestinas “Era peligroso pero yo no tenía miedo. Si tenías miedo no podías hacer este trabajo”.
Desde su salida de Ravensbrück se ha dedicado a la recuperación de la memoria de todas aquellas mujeres que lucharon y dejaron sus vidas por la defensa de la libertad “Parecía que en la lucha antifascista y en los campos no habían habido mujeres españolas. Después de la liberación, los hombres iban llenos de medallas ¿Y las mujeres, dónde estaban? Se publicó un primer libro y solo aparecían tres. Los hombres son así. Y los españoles, más. Nos querían silenciar, no querían que se conociera nuestra aportación, porque sin nosotras no hubiesen podido hacer lo que hicieron en la resistencia.”. Creó el Comité Internacional de Ravensbrück “Si en Ravensbrück se mantiene vivo el recuerdo de lo que fue aquello, ha sido gracias a la tenacidad y la intransigencia de las deportadas y de sus familiares y amigos […] En el campo, cada país tiene una celda en homenaje a sus mujeres. A mi me costó 30 años conseguir la dedicada a las españolas. […] La historia la han escrito los franquistas. Todavía tenemos que escribir la historia del pueblo español.”

No os perdáis esta semana su extraordinaria vida…

En la fotografía, Neus Català con el traje que vistió durante su estancia en el campo de Ravensbrück:

– Éste es el traje que llevaba. Es lo único que pude salvar de recuerdo del campo. Lo guardé hasta que me fotografié.
– O sea que usted lo guardó, se fue un día a ver a un retratista y le dijo: “Hágame una fotografía así”.
– Sí. Y no me la quiso cobrar. (“El Convidat” TV3, 2012)

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :