Lamarga

Archive for the ‘fotos’ Category

En la Forêt de Montgeon, Normandie, France.

In fotos, Laura Pérez Garcia, Margarita Garcia Alonso on 4 janvier 2017 at 11:54

15894763_10154927376544243_9109729228769529670_n

fotos tomadas por mi hija Laura

15823487_10154927376499243_6864650231529080573_n

Publicités

Hace un año , a La Basilique du Sacré Cœur de Montmartre

In fotos, Laura Pérez Garcia, Margarita Garcia Alonso on 4 janvier 2017 at 11:40

p1250342-collage

Hace un año , a La Basilique du Sacré Cœur de Montmartre

p1250352

Boda de mi hija Laura con Albert, Mr et Madame Hastings, Beverly Hills, 28 diciembre, 2016

In fotos, Laura Pérez Garcia, Margarita Garcia Alonso on 30 décembre 2016 at 11:54

15697588_10154736892309002_7652116861005508702_n

15697970_10154736892419002_6317144488807405453_n

15697972_10154736892579002_8197541379995564672_n

15726669_10154736892439002_5064694697927800472_n

15741013_1742486582737853_2217654873276571951_n

15774700_10154741270319002_857084746591537066_o

15776947_10154741268604002_2372108579270059794_o

15780815_10154736892599002_7309823478506932688_n

15800388_10154741272719002_7237814538259115011_o

Boda de mi hija Laura con Albert, Mr et Madame Hastings, Beverly Hills, 28 diciembre, 2016, 11am

Combinas Margarita Garcia Alonso en la playa de Le Havre, Normandie, Francia. Verano 2015

In fotos, Margarita Garcia Alonso on 27 octobre 2016 at 9:13
Mis combinas en la playa de Le Havre, realizadas con piedras del lugar, en el verano 2015

Mis combinas en la playa de Le Havre, realizadas con piedras del lugar, en el verano 2015

en el bosque, foto de mi hija Laura

en el bosque, foto de mi hija Laura

Me desperté durante tres años con un gato que me acariciaba, se llamaba Wiczy.

In Cuadernomar, fotos on 9 septembre 2012 at 11:30

Me desperté durante tres años con un gato que me acariciaba , se llamaba Wiczy. Estuve en su nacimiento y le di nalgaditas para que respirara. Si me ponía triste, Wiczy saltaba a mi pecho, ronroneaba.

Hasta que enfermé de un amor inmenso por un jinetero cubano, de los que no respeta ni a sus compatriotas. Cuando me preparaba a seguir a este príncipe de la mentira, a quitar todo por vivir a su lado en Madrid, una pareja de amigos se empeñó en guardar a mi gato; normalmente cuando viajo la guardiana del edificio los alimenta, en plural porque vivo con Mimi, la mama de Wiczy.

Insistieron tanto que acepté, se llevaron a Wiczy a la fuerza, a su casona de inmenso jardín , donde lo soltaron. Mi gato extrañaba y se fugó en minutos.

 Durante quince días de la lluviosa primavera del 2006 recorrí el bosque de Montgeon, todas las calles de la ciudad hasta el mar y no le hallé. Estos amigos que le cuidaban no movieron las nalgas del canapé porque, en definitiva « era un animal ».

Wiczy era mi niño. No podia postergar la partida y me fui a Madrid donde lloré meses. Le escribí poemas, puse affiches, e inundé los sitios de « búsqueda » en  francés con la descripción . No tuve respuestas.

 Fue en el verano del 2006 cuando perdí el gato

y bajo la lluvia busqué su maullido.

En el bosque normando, envuelta en sombras,
deposité un platillo de leche y vigilé
siete noches seguidas a la vieja de la casona.

Pongo a consideración mi caso: 
es en el lado izquierdo que el vaso roto invoca
a la escama que desciende al pie
y me brusca el vientre donde escarban hormigas.

Yo tuve un hombre,
nada le era suyo, 
le inventé del gemido 
hasta el poro que cierra.

Pero tuvo éxito, engranaba 
palabras zurcía la creencia.

Durante años fui su puta
me inventé humana 
y nada me pertenecía
-del aire hasta el pulmón-
sonaba hueco.
Pero tuve éxito: colmé 
el exceso y la demencia.

No le faltaría razón: el resto ha sido 
de una humillación tremenda.

Estoy dispuesta a emprender el mismo viaje 
aunque el viento barra las callejuelas
y oculte al animal en cualquier parte.

Pasó entonces la catástrofe amorosa, un fin de semana en que el mancebo que me humillaba partió a fumar porros a la Sierrita, desperté subitamente, había dormido tres años con un rabioso callejero, que arañaba hasta cuando miraba y rompí con aquella pesadilla amorosa, regresé a Le Havre, donde pensaba morir. 

Pero el invierno del 2011, Wiczy regresó, muy delgado y salvaje. Regresó a los bajos del edificio donde vivo. Es la única persona a quien he traicionado, con quien no tuve palabra ni alma, y regresó .

 No quiere volver a casa, me responde por su nombre secreto « Bubu ». Nos damos cariños y todos los días le llevo su plato, su taza de leche, una manta, agua, le curo, pero tiene miedo de encariñarse y que le abandone otra vez. 

Este es el salvaje Wiczy del garaje , le amo porque es libre, como quisiera ser.

Ce diaporama nécessite JavaScript.

cambio en la cabeza

In fotos, gra-sofismos on 24 juillet 2012 at 5:39

de Facebook

mi madre en el kM.101

In fotos on 20 juin 2012 at 9:38

Gracias Mabella por las fotos y el abrazo .

pinto, hoy pinto.

In fotos, pinturas on 9 mai 2012 at 10:59

La foto me la tomo mi hija : Laura Pérez Garcia

Velarde 10 -2B

In fotos on 9 mai 2012 at 8:37

 

 

Ce diaporama nécessite JavaScript.

En el koljós – Колхоз- donde vivo -se empatan las ramas

In Cuadernomar, fotos on 6 avril 2012 at 8:05

La estación de trenes, Cours de la République, al fondo el tunnel, a la derecha mi barrio.

En el koljós – Колхоз- donde vivo -se empatan las ramas del futuro Tramway. Ya se puede pasear por algunas aceras, muchos pequeños comercios no han soportado los meses y meses de trabajo y han cerrado y se puede conducir si tienes la agilidad de no panicar cuando te enfrentas con la monstruosidad de un aparato. Todo en la absoluta discreción del vecindario que soporta cualquier penuria, desastre, o inconformidad, pues están muertos. Son descendientes de la II guerra mundial.

Le Havre Tramway.

Ce diaporama nécessite JavaScript.