El maestro y Margarita

Las llaves de la noche

Por Margarita García Alonso
en EFORY aTOCHA
Fayad Jamis tenía los dientes como un comedor de caña, parejitos. Las manos enormes y cuadradas, un bigotico de don Juan, los pelos muy negros; la risa socarrona, los pies planos y grandes, los ojos tiernos o feroces, según a quien mirara, la nariz de “zapatico viejo” –solía decir- ; y se desplazaba situando puntos cardinales.

Era presencia, imponía una estructura imantada, un karma muy anciano y sabio. Ni se justificó, ni pidió plazas, nunca. Estaba con su fiereza de niño que en una trastienda de Aguascalientes, donde su padre libanés guardaba y cortaba telas, desde ahí, medía pasiones y hombres con la misma vara.

Pocas veces cortó y cuando fue el caso, sangró en la herida.

Bañarse en las pocitas de Guayos, junto al enorme seboruco que su padre levantó en una competencia de brutos, fue el estreno y la primera fama tras descender del barco que les refugió en la isla de Cuba. Estaba marcado, era un fugitivo, un errante de los exilios.
Con su mamá aprendió a silbar, siempre lo hacía. Chiflaba y el sonido recorría los pasadizos del Vedado. Por y para ella había aprendido la letra de boleros melosos, -un día haría un disco con Otto Fernández, Marrero, Tomas Álvarez, Alcides…a su memoria- ; por ella buscaba en la cabellera de las muchachas el olor a limpio de los jabones amarillos.

Todos los meses recordaba que tenía tumba en el centro de la isla, y que no podía ir a ponerle flores. Pensaba que debió en un tiempo tener muchos primos en una ciudad arrasada completamente, en el Líbano. Le intrigaba su árbol genealógico como si fuera la causa de no poder adaptarse a tener familia. Dulce de leche muy azucarado y un té a la menta amargo se ligaban con los tostones. Me dijo que hubo de batallar para saber de dónde era, y se sentía cubano “tirado”
Tenía sus muertos -los complacía como en las tradiciones maternales- Hasta les nombró en la novela ¿Dónde están las buenas personas? que pasé a máquina y debe dormir en un armario de cualquier funcionario de la Habana.

Tenía amigos, quienes seguían sus zancadas, su apetencia, su gusto por el café, el vino, la charla, las horas buscando el tipo de papel que mejor iba a un verso, o las risotadas tras un humor finísimo, aguja y dedal de inteligencia. Tuvo enemigos a quienes fue dando la mano, porque yo encontraba ridículas y desfasados los motivos de ruptura. Estaba marcado, había sido muy pobre y solo concebía en los Hombres la riqueza de ser bueno.

Cuando viví a su lado estaba acabando la escasez en cuartuchos, e iba en camino de ser un coleccionador de cuadros, cerámicas negras, y libros, muchos dedicados por el autor, en primeras ediciones que encuadernaba en piel y letras doradas. Su biblioteca era inmensa y aun así, envidiaba cualquier tomo que no tuviera.

Todo estaba en que decidiera sacarlos de las cajas que se amontonaban hasta el techo. Todo estaba en que firmara renuncia con relaciones exteriores y volviera a la poesía. Todo estaba en que admitiera que ya no era el huraño lobo solitario – había largado a una enamorada porque quiso ponerle un botón a su camisa-…

Lo hicimos y nació la casa planeta. Hubo cómplices, Omar Pérez, Carlos Augusto Alfonso…quienes se hicieron pasar por carpinteros para levantar las bibliotecas. Hubo muchos viejos poetas de alcahuetas protegiendo nuestra unión, hasta un médico, Moreno del Toro, para que no nos diera un síncope de la emoción.

Recortaba fotos y artículos; coleccionaba invitaciones, cartas y papeles de todo tipo. Cuando hablaba garabateaba y le salían bichos, ciudades. En los sobres de la correspondencia ha quedado ese savoir faire entre tinta china y óleo donde se mezcla el bestiario imaginario de todas las culturas que le fomentaron en único. Su trazo, a la pluma negra antigua, con punta afilada era intenso, como un desgarrón; en su técnica estaba sombrear al máximo y solo después, cuando la furia pasara, darle color, iluminar la obra.

En los grandes formatos se sentía libre de trazar estrellas o manchas, era en el mediano donde florecía la composición barroca, el símbolo. Estaba marcado por las sombras. Trabajaba de noche, de madrugada.

Fumaba tabacos y sabía hacer círculos de humo, tenía un cojín morado y un sillón para recibir -ahí nadie se sentaba- excepcionalmente, yo.
No sabía encender la cocina, echar a andar la lavadora, ni cambiar un bombillo. No sabía terminar un grabado -o sí que sabía- pero se acumulaban en la mesa para el día en que debía entregarlos en la Habana vieja.

Impecable en su guayabera azul cielo, yo manchada de pintura fresca, llena de papelitos, mensajes, recados que él me dibujaba por una hora de ausencia.
Le regalaron, sin dudas, el permiso de conducir. No sabía de dineros, cuentas, ni siquiera que había que inscribirse para tener alimentos. Julia o Ada quienes ayudaban en las labores de casa, siguiendo un consejo preciso nada tocaban, a no ser el trillo del pasillo.
Fayad tenía la creencia que el polvo protege, que si se abren puertas, se escapaban las cosas que amaba.

Pero sí sabía contar de Orígenes, quien era aquél poeta, de cómo se creo una colección, o una revista, de cómo Bretón le apadrinó para su exposición en Paris, o Nivaria le acuchilló las telas, o Retamar se peleó cuando él le quitó una novia… ahí desacralicé el mundo…entendí poemas en francés, en inglés, supe de geografías, de biografías -de Mahoma tenía, por lo menos cinco-. Le gustaba leer en voz alta, no levantaba los ojos, recitaba con delectación su obra, o poemas de otros, enfatizando los saltos de verso con leves movimientos de la mano.

Sabía escribir en una máquina de cuatro patadas y mucho a la mano y describir y corregir. Con el poema era diferente, se pegaba, al buril con las palabras hasta que consideraba llegar a un punto de no regreso. Entonces los databa, precisando hora de comienzo y de final. Como en una maternidad, poema a poema.

Cuando le conocí ya había escrito textos memorables; su nombre se estudiaba en manuales de escuela. Se había casado y divorciado dos veces, la tercera ocasión la viví en situación y escandalosa repartición de bienes, por poquito se muda a Matanzas. Contaba con cientos de ex amantes, hasta con una bailarina que se suicidó… En la puerta de casa dejaban cartas, girasoles, aviso de pasaje, golosinas…

Estaba marcado para el amor, a palos marcado.

Le asustaba la inocencia y me educó el gusto, el paso, el trazo, la mordacidad e ironía que deben agitarse con bondad. El tono de su voz era refinado y pleno de nobleza. Estaba marcado como un ahorcado delante de un café, por la fe y la creencia.

Conoció el infierno de recorrer pasillos de hospitales, donde vimos niños desfigurados, seres que parecían mutantes con tintas rojas que delimitaban las radiaciones; conocimos tardes en que el suero entraba lento y devolvía el poema, el escupitajo del toro, mientras caía su pelo, en un reguero interminable de pérdidas por la casa.

Conoció la tristeza de saber que se iba y teníamos cajones aún por abrir, textos mecanografiados; el tórculo que entendió que debía darnos una alegría, daba pruebas de equilibrio, las ediciones Vigía tendrían el apoyo de esta imprenta; estaba claro que publicaríamos a media Cuba…y éramos una “pareja de libros”- “el maestro y margarita” de Bulgakov se paseaban por San Lázaro camino al Almejeiras…-decía con ironía-.

La maqueta del museo de pequeño formato, la fundación en Guayos, reposaba bajo la lámpara Art Nouveau, que otra vez, se había desarmado, y que repararíamos después de la mudanza, el viaje a Nicaragua, quizás vivir lejos, lejos… vivir.

Nos habían abandonado, nadie quería verlo morir. Dios, que solos estuvimos con la muerte.
Fayad decidió hacer prueba de hombría e ir perdonando antiguas batallas líricas, afectivas, romper las destempladas lanzas de ex funcionario y perdonarse con humildad.

-Le quedaba irremediablemente una falta, esta criatura.

en paz descanse mi Moro
Fayad Jamis, 28 de octubre 1930 en #Mexico , 12 de Noviembre del 1988, La Habana, #Cuba

Nada puede ser más incierto, pag. 9 Linden Lane Magazine, gentileza de su directora Belkis Cuza Malé
sobre el Moro y margarita

Amo el tiempo de amar, ahora la noche
Amo el tiempo de amar, ahora la noche
se desparrama en astros y tibieza.
En una esquina yo te espero
mordiendo tiempo, buscándote
en los rostros que llegan, en la prisa
de los que temen que la noche se pierda.
Te espero con mis años golpeados por el fuego,
Atado a la bestia de mi juventud.
Quiero crecer en ti, darte vida en mis manos,
hacerte de la tierra más pura
enteramente mía, ciegamente mía,
criatura del color de los sueños más hermosos.
Amo el tiempo de amar. Y tú eres la lluvia
porque ahora tengo tus ojos
todo puede estallar en color y fragancia.
Eres la lluvia que llega por sorpresa,
eres la claridad de mis ojos, el agua que desean
mis labios,
criatura del color del viento en la noche.
Te espero, amada mía. Bella es la noche.
Las voces de la gente no pueden apagar el ruido
de tus pasos.
Te siento venir presurosa, invadida
de inquietud, asustada por algo,
y tus ojos me miran, pidiéndome ayuda
mientras yo mido y golpeo el tiempo.
Cuando llegues no habrá muchas palabras.
Bella es la noche, inmensa, y tengo sed, amasa.
Date prisa. Mis manos tienen sed
Voy a llevarte hasta el fondo de la noche,
allí donde ya no será posible tu regreso.
Yo te enseñaré los viejos secretos y las más
terribles ceremonias
del país de mi sangre. Fayad JAMIS

 

La última tela de Fayad Jamis, dedicada a mi hija Laura

De esto escribo.

De esto escribo, va en cada letra.  Por ahí vuela« Mouche »y los poemas. Desgraciadamente no me inspiro leyendo poesía, por muy buena que sea. Tampoco influye que esto, aquello o el otro sea reconocido como excelencia, + bien leo filosofía, ciencia, historia, biografías, novelonas, entrevistas, Tratados, en fin, textos en desuso. Todo se agita con las circunstancias de mi vida y creencias, por eso me salen malos y entiendo que no sean acogidos, ni entren en la excelente literatura a granel de época, que en realidad me deja indiferente.  No hay remedio, son malos, pero míos.

«Mouche» de Margarita García Alonso, Ediciones Exodus

«Mouche» de Margarita García Alonso, Ediciones Exodus

La más reciente novela de Margarita García Alonso en Ediciones Exodus, Por Angel VELAZQUEZ

‘No es el ‘fatum’ morir como espantamoscas. El semejante será siempre mosca venenosa. Abandonémonos a la soledad, porque la ciudad anda repleta de moscas mefíticas. Donde finaliza lo íntimo, nace el murmullo; y donde inicia el murmullo, se reproduce también el silbido de los grandes histriones y el zumbido de las moscas letales. Todo lo grande se aparta del murmullo y de la fama: apartados de ellos han vivido desde siempre los inventores de nuevos valores. Si no huye a la soledad, eres importunado por moscas venenosas. ¡Vete allí donde sopla un viento áspero, fuerte! ¡Vete a la intimidad! Has vivido demasiado cerca de los pequeños y mezquinos. ¡Empluma de su venganza invisible! No son otra cosa que venganza. Zumban a tu alrededor con alabanzas: impertinencia la alabanza. Quieren la cercanía de tu piel y de tu sangre’.

Novela sin igual, ‘sin atributos’. Los patrones acostumbrados se resquebrajan ante la escritura, como dice Manuel Sosa, es vertiginosa. Modelo, estilo e historia: novela de culto, exquisita, la cual engrosa la colección de narrativa de ‘Ediciones Exodus’ de ‘Ego de Kaska Foundation’.

Agradecemos a Manuel Sosa el excelente texto de contraportada. A Roger Castillejo la dirección artística del libro y felicitar a Margarita García Alonso por el honorable papel realizado como autora de ‘Mouche’. Pronto en Amazon.
——————————-
Algunos pasajes inolvidables de “Mouche”:

“Las moscas sobrevivientes se agitan mientras perfecciono una escafandra marrón rojiza semejante a la mierda. Mi vida será breve. Tengo a lo máximo un mes para provocar repulsión. Digo: “esto es una mosca” y comienza a revolotear en tu cabeza”.

“Los cuatro minutos, cincuenta y cinco segundos, espanto las moscas y analizo al hombre que viene de sentarse”.

“Estoy rodeada de moscas que zumban y desespero. Mi pupila sobrevuela la taberna. Puedo pegarles en una tira de papel, puedo encerrarles en el libro, ahogarles en un párrafo”.

“Otra vez adopto la mirada telescópica de mosca, el bosque y las casas se alejan, se acercan, movidos por un resorte invisible”.

“No tengo inspiración. Soy una mosca encerrada en la loca que carga una maleta de espíritus”.

“El aroma estremece a la bandada de moscas que ataca sin miseria mis heridas”.

“Las moscas me chupan el cerebro, se posan sobre las vendas y el pus sanguinolento. El casco de gasa es ligero, las moscas pican la raíz de los pelos”.

“Mi mosca posada junto a la estrella de David, bajo una luz blanca que obnubila. Del joven chorrea miel y mi mosca revolotea su tetilla”.

“En esta línea deben decidir: continuar o evitarme. No soy responsable si el azar nos adentra en la misma vibración del aleteo de las moscas”.

“Huele a éter, ni una mosca se desplaza por los muros. Todo lo que me llevo a casa es puro”.

“Hace tanto calor que mamá parece aplastada. Me acurruco en su pecho, bajo las moscas que zumban. En el asiento del frente, un hombre revienta una mosca con la mano. Los treinta minutos siguientes contemplo el cadáver. Es el último recuerdo que tengo de la isla”.

“Otra vez la mosca bate alas, encerrada en el laberinto de la escalera, a pocos centímetros de la cabeza. Y no hay un solo orificio que la expulse de la prisión en que ha nacido”.

“Sobre mi pelo, el universo de moscas, un ciclo de vida holometábolo: el huevo, la larva, la pupa, las adultas”.

“Soy un cementerio de moscas. A duras penas me enjuago la boca. Me siento feliz de respirar la noche cuando marcho hacia la casa de los druidas, pero al llegar al gentío, mi cuerpo se en¬cierra en la parálisis. Concho, pensé que el mal quedaba atrás”.
“El zumbido de las moscas vicia el instante. Debo apurarme, debo pegarme a su vuelo”.

“Atrás no he de¬jado nada, me persigue un bando de moscas que desbarato, a manotazo limpio”.

“Soy un coágulo putrefacto, cubierto de moscas en medio del océano. Debo ocultar lo que he devenido o estoy obligada a justificar el olor a fracaso”.

“Estoy de regreso, sentaba entre mi gente, como si fuese la mosca de la repisa”.

«Mouche» de Margarita Garcia Alonso
Ediciones Exodus (agosto de 2019).

De él dice Manuel Sosa:

«Éste es el libro de lo vertiginoso, la cámara enloquecida que repasa un escenario y otro, y no cede, y no permite pausas. Es la prosa del ojo incansable, el aleteo de una mosca ubicua que visita cada escenario improbable, vaciando su contenido y traspasando una esencia hasta colmar la próxima, sin repetirse. La literatura necesita de este virtuosismo, cuando viene, para recordarnos las muchas maneras en que una conseja puede seducir. Alguien pudiera aventurarse y decir que se narra ese vértigo (esa agonía) cediéndole protagonismo al lenguaje, que el lector será asediado por su fluidez, llevado de la mano por la sibila que resulta ser Margarita García Alonso; pero hay que mirarlo todo desde la perspectiva imagen/historia, el cómo ilustrar una trama desde la altura, un cuadro que se visualiza elevándose el artífice sobre el posible abigarramiento, para darle sentido, y agarrar al lector y decirle: “Mira”. Quien entra, no sale. Quien se involucra, no puede apartarse. Para el ser ambiguo y transferible, la carrera del disfraz omnisciente, comienza.»
(Manuel Sosa. Atlanta, agosto de 2019)

comienzo expo puntillista cubana

La puntilla cubana, tres ejemplos de lo que viene,

estos son en formato a4

Puntilla
1. s. f. TEXTIL Adorno consistente en un encaje estrecho hecho de puntas u ondas que se suele añadir o coser a la orilla de otro encaje ancho. 2. CARPINTERÍA Instrumento usado por los carpinteros semejante a un cuchillo pequeño con punta redonda, que sirve para hacer trazos. 3. Puñal corto y agudo con que se remata a las reses. 4. Dar la puntilla
TAUROMAQUIA coloquial 1. Rematar las reses con el cachetero. 2. Causar la ruina de una persona o cosa: le dieron la puntilla dejándolo en la más absoluta miseria. 5. de puntillas loc. adv. 1. Modo de andar consistente en pisar con las puntas de los pies y levantar los talones. 2. De forma sigilosa.
6. ponerse una persona de puntillas coloquial Persistir con terquedad en una opinión aunque le contradigan.

Margarita García Alonso-poeta cubana censurada en Wikipedia

Margarita García Alonso-A4: sin relevancia enciclopédica-Bernard- Wikipedia MEXICO

He intentado colaborar con Wikipedia, tres, cuatro, cinco veces, me he adaptado a las normas de la Comunidad,  y poco a poco he aprendido a realizar una página. No es difícil cuando se tienen los sentidos abiertos y respetan las secciones, pero estoy de pleno en la elaboración de mi tesis de la Universidad sobre  la poetisa cubana  Margarita García Alonso, pionera en las creaciones asistidas por ordenador- así como menciono,  la primera cubana que logra  renombre internacional con su obra en PAO, de hecho, siendo un país económicamente muy afectado,  nadie sigue esta vía, es la representante cubana en el universo en creaciones virtuales, en su haber  importantes exposiciones en Londres, Estados Unidos, Italia, sin contar que su poesía , más de quince libros, es altamente valorada en Cuba como en el extranjero.  Sin embargo, encuentro el caso difícil de permanecer e insistir.

Este señor o señora considera que su obra es irrelevante. Quince libros, numerosos premios de pintura y literatura, blogs de opinión  donde la han catalogado como la Oriana Falaci cubana, como editora ha publicado a importantes poetas como Sonia Díaz Corrales, Odete Alonso, David Lago González, Pedro Assef,  Carlos Agusto Alfonso, Lezama Lima…. en la casa editora que dirige  Hoy no he visto el Paraíso, cualquier libro salido de ahí es una joya en el panorama literario cubano, de hoy y del futuro y sin embargo es irrelevante para el Sr. X, y sus seguidora la Sra. Y.

  • 18:00 1 dic 2014 Bernard (discusión · contribuciones) borró la página Margarita García Alonso (A4: sin relevancia enciclopédica) (Etiqueta: HHVM)

Atención: Estás volviendo a crear una página que ha sido borrada previamente.

Deberías considerar si es apropiado continuar editando esta página. El registro de borrados y traslados para esta página está provisto aquí por conveniencia:

  • 17:23 9 oct 2015 Alelapenya (discusión · contribuciones) borró la página Margarita García Alonso (Recreación de material borrado: Si se quiere recrear, aporte referencias a fuentes fiables e independientes.)
  • 16:01 9 oct 2015 Alelapenya (discusión · contribuciones) borró la página Margarita García Alonso (Recreación de material borrado: el contenido era « {{Ficha de escritor |nombre = Margarita García Alonso |imagen = |tamañoimagen =
  • Usuario:Goldvolt/Taller

Margarita García Alonso[editar]

Margarita García Alonso
Información personal
Nacionalidad Cuba
Familia
Hijos Laura Pérez García
Información profesional
Ocupación Poeta, artista visual.

Margarita García Alonso (‘ 28 de Enero de 1959 en Matanzas, Cuba) Periodista, poetisa, artista visual, narradora, editora. Reside desde 1992 en Le Havre, Francia. Licenciada en periodismo de la Universidad de la Habana (1986). Numerosas exposiciones de pintura, su obra es considerada Patrimonio de la Normandía. En Cuba fue directora del semanario cultural Yumurí y editora de Casa de las Américas. Se ha dedicado a escribir poesía, a las creaciones digitales y a auténticos animados; también publicó dos novelas, en el 2010, Amarar, y en el 2012 La pasión de la reina era más grande que el cuadro. Ultima esposa del pintor, poeta y diplomático Fayad Jamis Bernal. Ha sido facturada en la Colección « Spotlight on France », de la galería Saatchi- on line, de Londres. Funda y dirige desde el 2009, la Casa editora Hoy no he visto el paraíso.

Obras publicadas[editar]

  • Sustos de muchacha, (poesía), Ediciones Vigía, Matanzas, 1988
  • Cuaderno del Moro, (poesía), Editora Letras cubanas, 1990
  • Mar de la Mancha (poesía), Editions Hoy no he visto el paraíso, 2008
  • Maldicionario (poesía), Editions Hoy no he visto el paraíso, 2009
  • Señorita No y señora sí, (literatura infantil), Editions Hoy no he visto el paraíso, 2009
  • Garganta, (literatura infantil), Editions Hoy no he visto el paraíso, 2009
  • Isla, el libro imposible, en colaboración con la poetisa Maya Islas, Editions Hoy no he visto el paraíso, 2010
  • Lezamillos habitados, ilustraciones de textos de José Lezama Lima, Editions Hoy no he visto el paraíso, 2010
  • La costurera de Malasaña, (poesía), Editions Hoy no he visto el paraíso, 2010
  • Cuaderno de la herborista, (poesía), Editions Hoy no he visto el paraíso, 2011
  • Amarar, (novela) Ediciones El barco ebrio, 2012
  • L’aiguille dans la pomme”, (poesía, bilingüe francés, español)L’echapée belle edition, Paris, Francia, 2012
  • La pasión de la reina era más grande que el cuadro, (novela) Editions Hoy no he visto el paraíso, 2012.
  • Breviario de margaritas, (poesía), Editions Hoy no he visto el paraíso, 2012
  • Cierta idea de la justicia (cuaderno de arte) Editions Hoy no he visto el paraíso, 2014
  • El centeno que corta el aire, (poesía), Betania, Madrid, 2014.
  • Su obra poética ha sido publicada en integralidad por la editora Verbo desnudo de Santiago de Chile, 2014.

Premios[editar]

  • Premio José Jacinto Milanés, de poesía, Cuba.
  • Premio Bonifacio Byrne, de poesía, Matanzas, Cuba.
  • Primera mención de poesía, 13 de marzo, Cuba.
  • Premios de Poesía y narrativa en los Encuentros Nacionales de Talleres Literarios, Cuba
  • Premio Néstor Ulloa, de poesía, Cuba.
  • Premio 17 de mayo de poesía, Cuba.
  • Premio de la Taberna de poetas franceses, 2006
  • Primera Mención Honrosa, XII Concurso literario Gonzalo Rojas Pizarro, Chile, 2014.
  • Premio de pintura de la Ciudad de Harfleur, Francia, 1991
  • Premio de pintura en el 7eme salón de Rolleville, Haute Normandie, Francia, 1997
  • Premio de pintura Salón de Creadores contemporáneos de Gonfreville L’Orcher, Normandie, Francia.
  • Premio de la Ciudad de Le Havre, en el 8 Salón de la AAPPC, 2000

Antologías[editar]

  • Antología Letras en la piel, Ediciones Mis escritos, Argentina, 2006
  • Épique Époque et Calligrammes, Yvelinesédition, Paris, France, 2006
  • Antología de poesía La madera sagrada, Ediciones Vigía, Matanzas, 2005.
  • Antología de la poesía cubana del exilio, Aduana Vieja, Valencia, España, 2011.
  • La Catedral sumergida, Antología Poesía cubana contemporánea escrita por mujeres, Ed. Letras Cubanas, Col. Biblioteca Literatura Cubana, La Habana, 2013.
  • Antología Balseros, Entre Líneas, Miami, 2015.

Principales exposiciones[editar]

  • En los años 80, trabaja con el pintor Fayad Jamis.
  • 1990, Paris. Trabaja con Luis Tomasello, uno de los creadores del Arte cinético.
  • 1991. Cartas postales para Unión de Mujeres francesas.
  • 1993 Exposición en el Museo de la Prieuré, Harfleur, Francia.
  • Exposición Salón de Mujeres creadoras de la Alta Normandía, Ayuntamiento de la ciudad de Le Havre.
  • Exposición (Pintura) en el Salon Lions Club, à l’Abbaye du Valasse, Étretat.
  • Retrospectiva, Musée du Prieuré, Harfleur, Francia.
  • 1995_1996. Exposición Casa Pélissier, Maromme , Normandía, Francia.
  • 1997 Exposición Los ojos de Elsa.
  • Exposición Espacio Léo Ferré, Théâtre des imaginaires, Le Havre, Francia.
  • Primer Salón de creadores « El arte contemporáneo como un puente social hacia el avenir, Centro Océanie, Gonfreville L’Orcher, Francia.
  • Exposición à la Poste principal de Le Havre, Normandía, Francia.
  • Invitada de Honor al Salón de Artistas contemporáneos, Montivilliers, Francia.
  • 5eme Salon de Serquigny de Arte Contemporáneo.
  • 1998. Salón del exotismo, Fécamp, Normandía, Francia.
  • Salón de Otoño en Normandía, Francia
  • 1999 Exposición Vitrines de artistes, EDF, Black Horse, Musique Bar, PAPS; aéroport Octeville.
  • Salón de Creadores contemporáneos de Gonfreville L’Orcher, Normandía, Francia.
  • Exposición Lorsque on a vécu longtemps dans une île, Montivilliers, Francia.
  • Exposición Galerie Mala, Gdansk, Pologne
  • 2001 Exposición del Patrimonio regional contemporáneo, CIN, Hôtel de Bourgtheroulde, place de la Pucelle, Rouen, Francia.
  • Exposición en el Ayuntamiento de Le Havre, Normandía, Francia.
  • 2003. Exposición Castillo Le Val_aux Grès, Bolbec, Francia.
  • Exposición D’ici et d’ailleurs, Teatro del Ayuntamiento de Le Havre.
  • Exposición Palabras al viento, Montes Obarenes, Espagne, dirigido por Fernando Garcia Arnaiz
  • Exposición Attention aux pommes, Primera Bienal de Arte contemporáneo, Le Havre, Francia.
  • 2006-2009 Proyecto de Arte urbano Hoy no he visto el paraíso, Madrid, España.
  • Proyecto O OhTime, Arte Contemporáneo, Madrid, España
  • 2010- Exposición (pintura) à El Dorado, Miami, Florida. USA
  • 2012 Exposición (pintura) Destination Paradise, Alliance française, Floride, Miami. USA
  • 2013. Exposición (pintura) Taberna Don Gaston, Madrid, Espagne.
  • 2015. Exposición Opérateur Quantum, Owlstand, Londres.
  • 2015 Exposición (collages ) Elbe, Napoléon l’expérience , Bari, Italie.
  • 2015 Retrospectiva Patrimoine de Bolbec.(pinturas), 2015.

Principales ilustraciones de revistas y libros[editar]

  • A ciegas (teatro), Laura Ruíz, Ediciones Vigía, Matanzas, Cuba, 2005
  • Nouvelles, Dan Leuteneger, (poesía) Collection Emeutes, 2005, Francia.
  • Portada de la Antología de Poesía Letras en la piel, Ediciones Mis Escritos, Argentina, 2006.
  • Portada de Ella estaba donde no sabía (novela), Froilán Escobar, Costa Rica.
  • Portada Antología de la poesía cubana del exilio, Aduana Vieja, Valencia, España, 2011.
  • Le Chat, poèmes de Charles Baudelaire, – Editions Scripta, 2014
  • Revista de Arte y Literatura chilena Verbo (des)nudo No. 13, 2014
  • Revista de narrativa y crítica literaria mexicana Delatripa No.13
  • Revista El Comité 1973, México. Fin de la Primera guerra, 2014
  • Coordina e ilustra Escritores cubanos en el Viejo Continente, número especial, Verbo desnudo, 2014
  • Revista El Comité 1973 núm 11. Poesía Europea del Siglo XX
  • Portada Amor bebé (poesía) Laura Pérez García, Verbo (des)nudo, Santiago de Chile, 2015.
  • Portada Sueño ecuacional de Emilio Barraza Duran, Verbo (des)nudo, Santiago de Chile, 2015.
  • Portada de El jardín de los escritos, de Mafalda Maffi Migliaro, Editora Verbo (des)nudo, Santiago de Chile, 2015.
  • Portada Agorafobia (poesía), Francisco Alemán de las Casas, Verbo (des)nudo, Santiago de Chile, 2015.

Publicaciones digitales[editar]

 

Escritores de MATANZAS, Cuba, 1982

florecitas-pa-marti-parque-

Una foto de los escritores y artistas de MATANZAS, 1982, estaba embarazada de mi hija LAURA, camino junto a Isolina, en un extremo de la foto, vamos hacia Marti para depositarle flores. Algunos MATANCEROS SE RECONOCERAN

Fue tomada por Ramón Pacheco Salazar, de GIRON, quien debe tener un enorme archivo de la vida cultural en la ciudad, pues ESTABAMOS  bien jovencitos y nos enviaban a todas partes.