Poemas de Margarita García Alonso, en ISLIADA

dibujo-margarita-garcia-alonsoAntes de perder la cabeza/ pondré sobre la mesa la herida./ Quiero esconderme en la plaza pública, /donde siempre he estado/ al alcance, a la mano/ sin perturbar, sin llamar la atención…

Poemas de Margarita García Alonso, en ISLIADA 
#literaturacubana #poetas #cuba

Publicités

Poemas de Margarita García Alonso en MAR DESNUDO

70_Margarita_Garcia_Alonso_poesia_revista_mar_d_sustos_de_muchacha

Poemas de Margarita García Alonso en MAR DESNUDO

MAR DESNUDO (ISNN 2307-2415).Revista Cubana de Arte y Literatura auspiciada por el Centro Provincial del Libro  y la Dirección Provincial de Cultura. Matanzas.Cuba.

CORRESPONDENCIA CON GATO

18893067_10209798003255315_8940722889610237999_n

Por Beatriz M Fránquez-Nodarse 

Mi gata, Michita, con el libro de poesias de Margarita García Alonso. No hay libro que ella vea sobre el “counter” o el sofá que no venga a husmearlo, incluso a “custodiarlo”, se apasiona como buscando un ratoncito dentro… mientras no se lo coma!, si ella supiera leer.. sería ya muy instruida jaja.

Siempre releo la Poesia de Marga, más conocida aquí como la Reina o Majestad, porque sin ánimo de ‘guataquería’… ella lo es. Una reina accesible, humana y talentosa. Estaba leyendo el Herrero.. que me robo para compartir unas estrofas:

Herrero

“En el cobre apretujado, golpe, golpiza
una tras otra.
La tela metálica sobre la piedra
Sobre la copia de piedra en acero
en acero molde de todas las piezas
que anhela el hombre.

Acero matriz que adiciona vicios
de gente sola.
Por mucho que canta el martillo
por mucho que recite
es poco el alimento que entra
al músculo seco.

Ha perdido la cabellera el Herrero
por mezclar yeso en figurinas
que hacen polvo en su nariz.

Ha perdido las uñas de recuperar
ceras perdidas en los orificios
tallados por el hierro.”

Y sigue este poema… en El Centeno Que Corta el Aire, muy bueno todo el libro.

18891653_10209798001255265_982636203297676724_o (1)

Muestrario de Sirik, poemas de Margarita García Alonso

sirik

En Groenlandia, las distancias se miden en Sirik, palabra que en la lengua inuit o inupiak significa: sueños y noches que dura un desplazamiento.

El libro reúne poemas publicados entre 1988 y 2016. Es mi cartografía de pasiones y descentramientos. 14 Libros en un tomo. EDITIONS HOY NO HE VISTO EL PARAISO, 2017

en AMAZON

14 libros en un tomo, dibujos para colorear y papel suave para otros menesteres.

DOS POEMAS DE MARGARITA GARCIA ALONSO en La Balsa de la Musa El blog de Armando VALDES-ZAMORA

tumblr_nw7xn4ruO81rn3yj3o1_500

2 mars 2014

DOS POEMAS DE MARGARITA GARCIA ALONSO

LA DEL VELO 

Yo voy con el velo a todas partes

y regreso con el velo y una manta a casa.

En el índice, el dedal

acoteja manzanos bajo un cielo

desesperado de grises

que desde el faro,

sobre toda la Normandía,

promete rasgarse.

En el bolsillo, un libro descarnado

me adentra en el país que huyo.

Un libro que crece

como una flor carnívora

se alimenta de mi matriz

y mancha de rojo coral a la paja.

Coral que en el puerto

convierte el dique en isla

a merced de mi velo,

de mi encierro sin éxtasis.

Liviana como una tablilla

de copos de trigo

suspendida sobre la cabeza

como un viejo manuscrito

prometo derrumbarme en polvo

de todo lo que falta.

 

tumblr_njxd5fAHBf1qc2kp7o1_250

OFICIO AGUADOR

El aguador está para repartir sorbos de fama,

la sed es inmensa, la aridez aplana

la callejuela donde tarda la primavera.

Viene de muy adentro la nieve que quema

he leído a Maupassant, Rilke,

Rimbaud , Céline,

a cuanto buen francés, chino, japonés,

inglés, español de letras

supo antes que no alivian.

Me he sentado en sus camas

he tocado sus puertas,

me he inclinado en la ventana

que da al Sena

y he llorado por Hugo,

quien escucha a su hija

ahogarse frente

a los granos de tulipa

que viene de sembrar.

Me he apoderado de energías

que deambulan en aposentos normandos,

energías que destruyen la cuerda

con que el jardinero traza

un sendero de helechos bifurcado,

a prueba de racionalidad.

Van a repartir versos,

inspirados en inviernos

que se repiten como trenes de carga,

año tras año amaestran al Hombre.

Ahora mismo el puntero escribe nieve

como si degollara un toro,

con la destreza de un soldado

que se da a la lírica.

La sangre en el recipiente

huele a crimen mal pagado.

Si se me escapa la gota que mancha

la gota que salva de la sed,

de la esencia de la muerte

arrastro un coro de niños al

oficio del domingo

pero me da por repetir salmos

hasta que escampe.

Me consuela pensar que

si llega a ultramar este texto

podrán traducir la soledad,

podrán traducirme,

ya acepto

que no hablamos la misma lengua.

La campana de la iglesia

de Santa María de Le Havre

llama a los sedientos

han cortado flores en jardines orientales

han adornado el altar con encajes antiguos

la mano se desliza del bolsillo

a la jarra anunciadora de líquenes

putrefactos y todo en medio de escalones

que ascienden a una línea divisoria del vitral.

El vagabundo a la puerta del templo,

el sin techo en la palizada de Europa

duerme en el canto donde reparten,

como si fuese porción bestial,

la nota del ángel,

como si pudiesen abaratar la hambruna

y convocar tras el meadero público

una súbita caída de vino a tropel.

No hay mérito en vivir en esta cuadra del mundo

no hay mérito ni imaginación cuando cuento

lo que regala mi calle pues

el sordo organillero de la iglesia

machaca con sus pies el instrumento

y en cada pestañeo el mendigo alza la nota.

Estoy en la fila, siempre he estado en colas

que avanzan como culebrillas por comida,

por ropa, por papeles,

por los poetas muertos

sin inventar el himno que me salve

 

de esta visión apocalíptica.

Del poemario, El centeno que corta el aire, Betania, 2013

 

Ilust: Margarita García Alonso, Destination Paradiso